caso 1: Sonrisa gingival y compresión maxilar. Mordida cruzada unilateral.

 
6
caso1antes_1.jpg

Facial: antes

caso1despues_1.jpg

Facial: después

Problemas: Sonrisa gingival anterior y posterior y compresión maxilar con mordida cruzada unilateral.   

Solución: Tratamiento combinado de ortodoncia y cirugía ortongántica (sólo del maxilar superior).

El caso presentaba un maxilar que había crecido en exceso verticalmente (generando sonrisa gingival) y poco transversalmente, en anchura (generando mordida cruzada).

Los pacientes que enseñan mucha encía al sonreir, han tenido un crecimiento del hueso maxilar en exceso hacia abajo, esto genera una sonrisa antiestética. La solución perfecta requiere una cirugía de impactación maxilar que recupere la armonía de la sonrisa y de las proporciones faciales.

En una única intervención se corrigió la mordia cruzada unilateral mediante la expansión del hueso maxilar.

caso1imagen2antes_1.jpg

Intraoral: antes

caso1imagen2desp.jpg

Intraoral: después

La mordida cruzada puede tener un origen dentario o esquelético (del hueso maxilar). Cuando la causa está en un escaso crecimiento en anchura del hueso maxilar, como ocurre en este caso, la solución requiere de la cirugía para solucionar la mordida cruzada.

Todo queda preparado prequirúrgicamente para que tras la cirugía ortognática del maxilar, los dientes superiores engranen sobre los inferiores de forma adecuada.

caso1imagen3antes_copy5.jpg

Facial: antes

caso1simulacion.jpg

Simulación Virtual

Facial: Después.

Todos nuestros pacientes de ortodoncia y cirugía ortognática reciben una planificación facial virtual con un programa de simulación quirúrgica y una reproducción de lo que será la cirugía en modelos de escayola. Así se obtienen resultados predecibles y estables.